Destinos 5: ¿Con que velocidad viajamos?

2018-03-16T17:59:47+00:00 3 abril, 2013|2013, Cuba|

Hace tres años en Grecia teníamos el placer de conocer los navegantes españoles Miquel y Dora del OCEANOVI que casi ahí concluyeron su vuelta alrededor del mundo. Fue cuando por primera vez intuimos de que iba eso de la definición de un destino de viaje. Preguntando lleno de curiosidad lo que harían diferente la siguiente vez nos respondieron: “Nos tomaríamos algo mas de tiempo”. Era el año 13 de su vuelta al mundo.

No obstante en nuestro primer año viajábamos casi como en la autopista. La ruta clásica “de la mantequilla” nos llevaba a Gibraltar, Cádiz, Canarias y Martinica. Dejamos sin visitar África occidental, Cabo Verde y Brasilia. Pero llegando a Trinidad pusimos el freno. En vez de ir corriendo hacia Panamá nos desviamos hacia Cuba. Era como entrar a una carretera secundaria para ver que hay por ahí. Uff, y de verdad: primero Haití, y ahora Cuba nos llena con impresiones profundas.

Tal vez ahora actuamos mas como el pintor John Ruskin que escribió 1871: “Un cambio de lugar realizado por cien millas por hora no nos hace en nada mejor, mas feliz o mas listo. El mundo siempre conlleva mas de lo que el hombre es capaz de observar, aunque anduviera tan lento como pudiera no podría observar mas andando mas rápido. En realidad las cosas realmente valiosas son la reflexión y la observación, no la velocidad. No conviene moverse rápido como una bala y no hace daño a un hombre andar lentamente. Ya que no es el movimiento que le define sino el ser.”

Viajé regularmente en avión por mi trabajo. Tal vez sea por eso que me gusta moverme en un medio de transporte casi insultantemente lento (¡y incomodo, dice la Imma!) como en un velero. En el siglo del Airbus y AVE nosotros nos movemos con velocidad de carro de caballos. Los viajeros frecuentes les gustaría trasladarse en un solo instante de un lado al otro. Odian cualquier retraso o distracción. No importa si hay puestas de sol, Alpes con glaciares o otras catástrofes, ya que están sentados en pasillo y no en ventana. Siempre la misma plaza de parking en el aeropuerto, el mismo gate, la misma aerolínea y preferible la misma azafata, y por supuesto el mismo hotel. El mismo procedimiento como siempre, por favor. Temen como la peste las sorpresas. Pero como navegante son el programa.

Tres meses para 600 millas costa sur de Cuba no parece muy rápido. Otros navegan esa distancia sin problemas en un chárter de 2 semanas. Aunque para comprender un país tan complejo y diferente como Cuba aun es muy poco tiempo. Pero al menos nuestro plan admite lo imprevisible: el capitán del puerto está cantando boleros delante de su ex mujer, por las noches subimos con el farero a su faro, buceamos para encontrar las estrellas del mar, soñamos con yogurts y dejamos Fidel pescando en la bahía de los cochinos.

En el primer blog de ese mini – serie he escrito que ya Colon quería viajar a India. Tal vez el posible fracaso es la esencia del proyecto de un vueltamundista. Que aburrido sería si navegáramos en pocos meses alrededor del mundo, sin temporales, corrientes, problemas con inmigración. Sin malentendidos y bien pensados. Paul Valery decía: “El viento se levanta! … vivir: lo intento!”

3 Comentarios

  1. Susanne 04 de abril de 2013 en 14:12 02Thu, 04 Apr 2013 14:12:25 +000025. - Responder

    Schade ist das schon das Ende eurer Betrachtungen über Destinations. Sie sind sehr wohltuend, diese Nachrichten aus einem scheinbar anderen Universum, wo noch Musse ist zum Sinnieren.

  2. antonio 04 de abril de 2013 en 14:26 02Thu, 04 Apr 2013 14:26:40 +000040. - Responder

    perfectamente de acuerdo con vosotros
    besos
    antonio y corine

  3. Kurt & Katharina / Flor do Mar 07 de abril de 2013 en 17:37 05Sun, 07 Apr 2013 17:37:10 +000010. - Responder

    Der Weg ist das Ziel: dies ist die beste Devise beim Segeln. Wir beglückwünschen euch. Wir freuen uns an den informativen Schilderungen der Umstände und an den philosophischen Betrachtungen! Muchas Gracias!

Deja tu comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.