Cádiz

2018-03-19T06:50:02+00:00 9 octubre, 2011|2011, Cádiz, España|

El fin del mundo es también la puerta al nuevo. En Cádiz no sólo se firmó hace dos siglos, en 1812, la primera constitución española, si no que después de la decadencia de Sevilla – el río Guadalquivir ya no era navegable – la ciudad se convirtió en la puerta de entrada al nuevo mundo. A partir del siglo XV desde aquí los barcos de los descubridores como Cristóbal Colón o Álvar Núñez Cabeza de Vaca partieron al nuevo mundo y regresaron con oro, conocimientos y gloria. Para proteger la sede de la Casa de Contratación y la Flota de Indias los reyes de Castilla convirtieron entonces Cádiz en la ciudad mejor fortificada del mundo occidental.

En esta ciudad, casi flotando en el Atlántico, está también nuestro TUVALU, concretamente en „puerto de América“ (mira también aqui). Prácticamente en el punto más sur de España, con permiso de las islas Canarias. Cádiz, rodeado de mar parece unido con ligereza por un cordón umbilical al continente. Calles estrechas, patios maravillosos, plazas pintorescas, tapas excelentes y buenos vinos. Y sobre todo una gente increíblemente simpática.

Expulsados del mar Mediterráneo estamos preparados para el gran salto. Poco a poco nos acostumbramos a las novedades: la marea de unos dos metros, cada 6 horas subes y bajas. Ahora las salidas y llegadas deben también ser proyectadas con las corrientes. Al mismo tiempo estamos de nuevo con bricolage y mejoras en el barco. Cambiamos las iluminaciones defectuosas de la brújula y del mando del motor, compramos diversas piezas de recambio, mejoramos la software de comunicación. Luego como recompensa por la noche vamos de tapas al casco antiguo. Así lo de “trabajar” no es muy duro – muy concensuado con el lugar.

Rápidamente nos enteramos que el flujo de oro hacia el sur de España se ha acabado. Sesenta por ciento (¡60%!!) desempleo en Cádiz. En Sevilla, en la cual queríamos hacer escala subiendo navegando el río Guadalquivir, se exige un impuesto de 200€. Así siguiendo la tradición nos quedamos en Cádiz. El nuevo edificio del Puerto de América hecho en 1990, excelente arquitectura de hormigón con la conversión poética del mundo marítimo – está igual que cuando lo visitaba por primera vez poco antes de su conclusión: no lo han usado ningún día. Y ahora deteriorándose lentamente. ¿Tal vez obras faraónicas como estas explican en parte la crisis actual de España? Pero todo tiene también su lado bueno: El amarre en el Puerto de América cuesta sólo 15€, allí ríe la caja de a bordo y el bar de tapas.

Cada noche volviendo al barco contemplamos en el muelle del puerto un fenómeno. Un grupo de unos cuarenta músicos, todos entre 20 – 30 años, se encuentran aquí para tocar tambores y vientos. Ensayan para las marchas procesionales de la semana santa. Así noche por noche la música de llanto nos envuelva en el sueño. Cinco veces a la semana, durante todo el año se encuentran aquí. El esfuerzo, la voluntad y la entrega parece que no falta a los jóvenes andaluces. A pesar – ¿o precisamente debido? – de la crisis.

PD.

Del 13 al 24 de octubre viajaremos de nuevo a Barcelona. Visitamos la querida familia de Imma, y a Hans le toca de nuevo trabajar un poquito.

Para nuestros amigos del C.N.Garraf: En una excursión de unos días a Sancti-Petri, a unas 10 millas de Cádiz, tenemos un encuentro imprevisto. En el club Náutico vemos un cartel que anuncia la primera de una serie de conferencias. Asistimos y la sorpresa es grande: el conferenciante es Joan del TORRE DE VUIT del C.N.Garraf. Con mucha sabiduría y gracia este gran navegante explica sus travesías atlánticas. ¡El mundo es pequeño!

 

 

Un Comentario

  1. Kurt & Katharina / Flor do Mar 10 de octubre de 2011 en 13:52 01Mon, 10 Oct 2011 13:52:03 +000003. - Responder

    Nos alegramos de oír y de ver que la atmósfera maritima de la ciudade de Cádiz con la grande historia os gustáis. Qué tengáis un tiempo favorable.

    Kurt y Katharina / Flor do Mar

Deja tu comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.