slow down

2018-03-15T17:14:41+00:00 12 septiembre, 2015|2015, Polinesia Francesa, Tuamotus|

Ya los nombres de los atolones desprenden sensualidad pura. Tahanea, Raroia, Toau, Kauhei. El jardín del Edén inmaculado, el paraíso de los navegantes.

Pero navegar en las Tuamotus es diferente.

¿Porque? Empezamos con la maniobra de ancla. El fondo marino esta plagado de corales. Esas esculturas submarinas bellísimas de varios metros de altura están rodeadas de peces tropicales de todos los colores imaginables. De vez en cuando nos asusta también un chiquitín tiburón de punta negra. Un ensueño para bucear, una pesadilla para fondear. La cadena se liaría con casi absoluta seguridad alrededor de las cabezas de corales. Si uno tiene mala suerte, pierde fácilmente su ancla (las Tuamotus tienen la fama de ser un cementerio de anclas). Por eso anclamos con una técnica diferente. Cada diez metros atamos una pequeña boya a la cadena, y por lo tanto la cadena esta flotando de forma elegante encima de las cabezas de corales. De tal manera la flora de los atolones queda intacta, y normalmente podemos levantar la ancla sin problemas.

El oleaje del pacifico se esta rompiendo en los arrecifes de los atolones, dejando de tal manera en el interior sitios de fondeos tranquilísimos en frente de islas paradisiacas. A menudo cruzamos las lagunas de un lado al otro. Sea porque en esos atolones de un tamaño considerable de varias millas el otro lado ofrece mejor protección de los vientos, o bien porque los fondos marinos aun prometen ser mas bonitos. Pero las lagunas están llenas de patatas, cabezas de corales enormes que llegan hasta la superficie. Casi nunca están marcadas el las cartas náuticas. Así navegamos siempre a vista de ojo de pájaro. Uno de nosotros esta en la proa o bien arriba en el mástil, como en tiempos de Colon, dirigiendo el barco. Con el sol arriba o bien de espalda se pueden ver perfectamente todos los obstáculos. Siempre navegar en el agua de color azul profundo! Eyeball – Navigation, mas fiable que cualquier aparato electrónico. Con mal tiempo, luz en frente o de noche un rumbo así se convertiría en alto riesgo. Pues, ni pensarlo, solo navegamos si el sol esta donde debe estar.

Los pases hacia el interior de los atolones son especialmente conmovedores. Es cuando nuestros nervios están a flor de piel. Nos hace falta slack time, cuando la marea alta cambia a la baja – o al revés. Solamente en ese mismo instante no hay corrientes – que llegan a tener fácilmente 8 nudos. Si pierdes el momento correcto enseguida hay unos ocho nudos de corrientes. Con marea baja el agua sale, con marea alta entra. Además a menudo en medio del pase hay olas estacionarias de las corrientes. Mas o menos cada 6 ¼ horas hay slack time, por lo tanto puedes entrar o salir. Dependiendo de la luna podría ocurrir sola una vez con buena luz de día. Y cruzar un pase entre sus orillas de corales afilados por la noche no nos gustaría nada de nada.

Navegando de atolón a atolón nuestro plan de viaje se reduce drásticamente. Solamente podemos salir en ciertos momentos, y entrar en otros. Algunos atolones no tienen ningún pase y pierden así para nosotros cualquier utilidad. Solo molestan. Así inevitablemente nos toca navegar por la noche en esta área repletos de arrecifes peligrosos. Cook llamaba los Tuamotus las islas “peligrosas”, Darwin los “bajas”. Sinceramente, a veces si que nos sentimos bastante incomodos con estas navegaciones nocturnas entre atolones invisibles a pocas millas. El GPS lo hace posible, pero ¿si este deja de funcionar alguna vez? Y a menudo hay que ir expresamente lento par no llegar en un mal momento (como por ejemplo los 46 millas en 20 horas de los atolones de Makemo a Tahanea). ¿No he sido regatista alguna vez? Con vientos flojos navegamos con miserables 3m2 de vela. Incluido el KON TIKI era mas veloz. Es mas flotar que navegar.

Todo eso no es especialmente difícil. Pero diferente, nuevo y inhabitual. Navegar en las Tuamotus se convierte en el arte de la lentitud.

 

4 Comentarios

  1. leon costilla 12 de septiembre de 2015 en 23:39 11Sat, 12 Sep 2015 23:39:37 +000037. - Responder

    me gusta dar tiempo al tiempo para navegar seguro,buenísima táctica ,claro menos cuando seos hace de noche,de todas maneras no me dais pena,os sigo envidiando,un fuerte abrazo

  2. Christian 13 de septiembre de 2015 en 16:37 04Sun, 13 Sep 2015 16:37:58 +000058. - Responder

    Cooler blog, Juanito, gratuliere and go hard for your personal slowdown.
    Grüsse aus dem hikin’ and biking and golfing Bündnerland on the way to Vicenza.
    Love and big hug
    chrygr

  3. Christian 13 de septiembre de 2015 en 16:37 04Sun, 13 Sep 2015 16:37:58 +000058. - Responder

    Cooler blog, Juanito, gratuliere and go hard for your personal slowdown.
    Grüsse aus dem hikin’ and biking and golfing Bündnerland on the way to Vicenza.
    Love and big hug
    chrygr

  4. P&M Scherbaum 16 de septiembre de 2015 en 00:46 12Wed, 16 Sep 2015 00:46:44 +000044. - Responder

    Wunderschön hast du lieber Hans,deine, eure Empfindungen in den Tuamutos beschrieben! Oh ja, wir haben Fernweh, besonders, wenn wir Deine Berichte lesen. Heute sind wir wieder in Taiohae gelandet. Mit einem Schweizer Ehepaar, SY Red Harlekin, (natürlich ganz nette Leute) verbrachten wir wieder eine schöne Zeit in der Anaho Bay. Endlich haben wir den Farmer Moana besucht, es war ein Erlebnis aber das kennt ihr ja! Peter hat viel geschafft( Motorinspektion u.v.m). Jetzt wollen wir uns wieder intensiv um unser Paket bemühen, wir sind gespannt, wann das mal hier ankommt!? Euch weiter wunderschöne Erlebnisse und immer eine Handbreit Wasser unter dem Kiel das wünschen Euch von Herzen eure
    Seatimer Peter und Margarete

Deja tu comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.