omai

2018-03-15T16:29:34+00:00 27 mayo, 2016|2016, Islas de la Sociedad, Polinesia Francesa|

De todas formas no hice grandes descubrimientos, aunque he explorado mas del mar del sur que todos los demás que estuvieron antes.

James Cook, 17 de agosto 1771

Así realmente no lo podríamos afirmar. Pero en nuestro inicio de temporada al menos intentamos de imitar mínimamente el mítico explorador del Pacífico. En la isla de Raiatea – en su segundo viaje a los mares del sur – hacia subir a bordo a Omai. El polinésio le sirvió en la posterior travesía hacia Nueva Zelanda como sabio navegante e intérprete. De vuelta a Londres le presentaron según la consciencia de aquellos años como “salvaje noble”, y trataron de enseñarle la rígida moral británica. Con voluntad y cierta sumisión aprendió inglés y se vistió al estilo victoriano.

En el siguiente viaje de Cook al mar de sur le dejaron volver a casa. Decidieron en alojarle en la isla de Huahine, donde los marineros de Cook le construyeron una casa y le entregaron una buena dote. Entre otros objetos un acordeón, un caballo y una armadura – las cosas habituales que a uno le hace falta en la Polinesia. Pensaron que así podría, como emisario de Inglaterra, enseñar modales a los pobres nativos. El 2 de noviembre 1777 entonces Cook deja Omai definitivamente en Huahine, después de una “escena muy afectuosa” – como lo describe en su diario de abordo. Como informan más tarde otras fuentes, los modales victorianos duraron poco a Omai. No es de extrañar. ¿Habéis visto bailar alguna vez las chicas de la Polinesia?

En Raiatea, mi hermana Susanne y mi cuñado Jürgen se juntan con nosotros. Navegamos alrededor de la isla de vainilla Taaha y luego cruzamos a Huahini. Esperamos encontrar mejor tiempo que en nuestra última visita en otoño pasado. Pero nada. Al parecer el año “del Niño” aun esta en marcha, así por desgracia a menudo llueve a cántaros en ese bello mar del sur! Pero en cuanto sale el sol vamos a bucear con los peces tropicales o hacemos excursiones en tierra a la tupida selva. Y por la noche jugamos al “dog dog” con pasión – ¡bellas vacaciones familiares!.

Nuestros invitados dejan el barco en la isla de Huahini, como en tiempo de Cook. Por suerte Jürgen trajo de Suiza su propia ukulele (el instrumento nacional de la Polinesia). Ya que desgraciadamente no encontramos ni acordeón, armadura ni caballo como dote para nuestros queridos invitados.

 

 

Deja tu comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.