Time

2018-03-16T18:18:28+00:00 24 febrero, 2013|2013, Cuba|

Nunca lo hubiera imaginado. Una vida sin comunicación en tiempo real. Sin Internet, Skype, Whats up, Chat, Facebook, Twitter. Parece que no existo si no tengo presencia en el espacio virtual. Sin reflexionar mucho era claro que queríamos tener un blog para nuestra vuelta al mundo. Había que comunicar al mundo nuestras vivencias aparentemente tan importantes. El hombre es un ser social: si nadie sabe lo que haces no existes.

Tal vez os habéis enterado que últimamente ya no hay imágenes en las entradas al blog. Solamente textos aburridos. No es que no sea bonito en Cuba. Aquí en Cayo Largo nos rodean playas maravillosas y aguas turquesas, digno de cualquier trípticos turística. Pero Cuba es un país sin internet. Todos nuestros queridos formas de comunicación están fuera de servicio. El blog alimentamos a través de “Sailmail”, un sistema de email extremamente lento a través de onda corta – que permite solamente enviar textos. Y a parte de esto podemos llamar por teléfono, que resulta carísimo.

Pues estamos en un país tecnológicamente atrasado, que se ha dormido en esa ultimo evolución tan importante. En el occidente se vive cada vez mas rápido, de multitareas. Pero aquí – ¡pahhhh! – aquí todo es muy lento! La eficacia no es una de las virtudes de Cuba. Aparentemente en cualquier lugar hay demasiado funcionarios para demasiado poco trabajo.

Pero en Cuba la gente tiene TIEMPO. Tiempo para charlar. Tiempo para interesarse. Tiempo para preguntar de nuevo si no lo has comprendido. Tiempo para lo menos importante. Y mientras tanto nadie esta mirando continuamente de reojo la pantalla de su iPhone. Los sonidos tan habituales de piip y ring ring no se escucha por aquí. Un silencio inhabitual rodea el país.

En el mundo occidental se vive en el ritmo de las urgencias. Primero de todo tengo que responder los Emails y los SMS, luego ya tendré tiempo para lo realmente importante. Pues; nunca. La charla importante se interrumpe porque suena el teléfono. Las “urgencias” se imponen a lo que realmente es importante.

Cuba dificulta a sus ciudadanos el acceso a internet. Pero así hay mas tiempo para contactos sociales. Reales y no virtuales, que aquí se llaman Antonio, Pepe, Angelica – y no @google.com. Vivir desconectado es “progreso verdadero – la revolución sigue”.

Deja tu comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.