sin aliento

2018-03-16T07:47:19+00:00 17 octubre, 2014|2014, Chile, South America|

Pues, aquí sudaron como burros picando piedras. El aire ardiente brilla bajo el plano de color anaranjado. Si miramos más de cerca, observamos los pequeños brillos de cristales de sal en las piedras. Hasta hace poco familias enteras trabajaban aquí en las canteras y vivían en pobres chozas de piedra y barro.

Uno apenas puede imaginarse un lugar más inhóspito en el mundo. El Valle de la Luna, un paisaje lunar. Carece de todo lo que uno desea para una vida normal. Durante el día un calor insoportable, por la noche un frío trémolo. El aire está seco como en ningún otro lugar del mundo. La humedad relativa está cerca de cero, por lo que no llegamos a sudar a pesar del calor increíble.

Hasta hace unos pocos siglos vivían los indígenas de San Pedro de la extracción de sal en el desierto del Altiplano de Atacama, en el norte de Chile. El agua la llevaban con mulas y llamas en largas caminatas desde su pueblo San Pedro a sus hogares de trabajo cerca de las minas de sal. Sus pueblos verdaderos – San Pedro, Sucaire, etc – se aferran a los pocos oasis del desierto a 2400 metros sobre el mar. Y si estas condiciones no hubieran sido suficiente prueba de resistencia, en el siglo 16 los conquistadores españoles invadieron la zona. Con una brutalidad insuperable eliminaron su cultura duramente ganada, el lenguaje y la estructura social.

Lo que para los indígenas fue una pelea difícil de supervivencia, a nosotros se nos reduce a una experiencia estética inigualable, impresionante. Durante cuatro días vagamos por el desierto, nadamos en pequeños lagos de sal y conquistamos con nuestro coche de alquiler los caminos de tierra hacia lo más alto de los pases de los Andes, pegados a las frontera con Argentina a 4200m. Un silencio absoluto en la nada. El oxígeno se está acabando, la respiración severa, la cabeza duele por la altura. Como en el mar, la reducción de la estética conduce a una presencia increíble. Lo que vemos nos para el último aliente que nos queda.

 

5 Comentarios

  1. Cristina Y Jordi 19 de octubre de 2014 en 13:19 01Sun, 19 Oct 2014 13:19:44 +000044. - Responder

    .precioso! Como nos recuerdan estas fotos a nuestro paso por el Salar de Uyuni en Bolovia hace unos años! Seguid disfrutando!

  2. Jorge 20 de octubre de 2014 en 18:17 06Mon, 20 Oct 2014 18:17:16 +000016. - Responder

    Tal como lo comento en mi blog, viví y trabajé en las minas de ese desierto.
    Al igual que vosotros, también recorrí esos parajes. En medio de esa diáfana inmensidad, mi agnosticismo se fue al carajo!

    Me alegro que estéis allí una parte de mi ser os habrá salido al encuentro!

  3. kika 21 de octubre de 2014 en 13:02 01Tue, 21 Oct 2014 13:02:02 +000002. - Responder

    Que fotografias más bonitas!!!!
    Que sensación de sed.
    Un enorme abrazo

  4. Martin Geilinger 21 de octubre de 2014 en 20:03 08Tue, 21 Oct 2014 20:03:27 +000027. - Responder

    Wirklich atemberaubend! Die Welt ist schön!
    Man muss es nur sehen!

    • Hans 21 de octubre de 2014 en 20:30 08Tue, 21 Oct 2014 20:30:46 +000046. - Responder

      Schöner kann man es nicht sagen…..

Deja tu comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.