Parpadeando súper colorido

2019-12-03T12:39:50+00:00 3 diciembre, 2019|2019, Malaysia|

Con luces intermitentes de todos los colores el TUVALU está tirando millas. No porque pronto sea Navidad. Tampoco por empatía cultural: a los malasios les encanta todo lo que es súper colorido, de los templos hindúes pasando por las rishkas a montajes de todos los tipos para hacerse selfies. Sino porque que los pesqueros dan vueltas confusas y aparentemente sin sentido, equipados por la noche con luces como árboles de Navidad. Así pues, también queremos ser vistos. Marina Mercante de España quedaría hiperventilando: en lugar de las obligatorias luces de posición verdes – rojas, hay lámparas  de todos los colores parpadeando nerviosos en alta frecuencia.

Conviene tener mucho cuidado. Los amigos del catamarán TIKI fueron embestidos por un pesquero y perdieron su mástil. Otros se encontraron atrapados en redes de superficie aplicadas ilegalmente y trataron desesperadamente de salir nuevamente.  Más allá, el THOR se desplaza empujado por la fuerte corriente y con el motor averiado hacia la peligrosa ruta de los grandes cargueros. Innumerables veces giramos bruscamente en el último momento: ¿es la boya de una red de pesca o simplemente otro trasto de basura de plástico flotando? Pero hasta ahora el TUVALU siempre se ha salvado, salvo por innumerables cabos y bolsas de plástico que se enredaron en la hélice.

El viaje está acompañado acústicamente por docenas de alertas de socorro SAR (una alarma automática de AIS en nuestro plotter) procedente de pescadores navegando felizmente sin ningún problema. Por la noche, las tormentas eléctricas se ciernen sobre los fondeos con rachas tormentosas, durante el día toca subir las velas húmedas en las brisas templadas mientras se navega hacia el norte. Uno no se aburre en el Estrecho de Malaca, pero a veces hace falta tener cojones.

 

Más imágenes:

Deja tu comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.