la ultima canoa

2018-03-15T15:24:13+00:00 11 noviembre, 2016|2016, Fiji, Lau Group|

Como una reliquia encontramos en la playa de la Mosquito Bay de Vulaga un camakau, una canoa tradicional. Lejos están los tiempos gloriosos, cuando aún surcaban el mar con sus velas de isla a isla. Cuando la laguna se llenaba de ellas, navegando de un lado al otro. Cuando aún significaban orgullo, prestigio y símbolo de riqueza para sus propietarios. En playas remotas las vemos hundiéndose y varadas en la fina arena. Aquella de la Mosquito Bay es la última de todas, con mucha pátina, algo deteriorada, marcada por su edad. Pero aún sigue navegando.

También la cara de Seru está como una manzana arrugada. Pero los ojos de este abuelo múltiple brillan llenos de vida. Estamos sentados con él en la alfombra de paja delante de su choza en el pueblo Naividamu, y nos cuenta de sus antepasados que hablaron el tonganés. Eran grandes maestros de naviera de Tonga. A finales del siglo XVIII el rey de Tonga los envía a los Lau a enseñarles como construir canoas veloces y duraderas. Ayuda entre buenos vecinos e interés en los recursos naturales, como vamos a ver enseguida.

Así los maestros carpinteros cruzaron el mar en una canoa enorme. Pero en Lakeba, la isla principal de los Lau, no encontraron la madera correcta: el “vesi“ 1), suficiente duradera para la construcción naval. Este árbol vive en tierras rocosas, duras, con escasez de agua, que quizás explica sus propiedades parecidas a la teka. Navegaron mas al sur, de atolón a atolón. Hasta que finalmente en Kabara y Vulaga encontraron los árboles deseados. Construyeron de todo, desde un patín de pesca pequeño hasta enormes canoas de guerra para cuarenta tripulantes. De unos 30 metros de eslora y corrían a velocidades increíbles de 15 nudos 2). Así la isla se convirtió sucesivamente en el  centro naval de Fiji. Y poco a poco se mezclaba la cultura de los Lau con los de Tonga, bilingüe y combinando lo bueno de ambas. Vulaga estaba prosperando.

Pero hace pocos años la siguiente revolución tecnológica llega a Vulaga. Esta vez procedente de Japón, Corea de sur. Se llama Yamaha, Suzuki, Tohatsu. En pocos años arrinconan toda la sabiduría naval que se fomentó durante generaciones. Ahora la gente compra lanchas de plástico con fuerabordos, importadas de forma complicada de Suva, la isla principal. Se dedican ahora a trabajar en artesanía de madera; tanoas (recipientes de kava), delfines y tortugas como recuerdos. Lo venden en el mercado de Suva a turistas. De alguna manera tienen que pagar la gasolina. Esto se llama avance tecnológico.

 

intsia bijunga

“The Fiji connection revolved entirely about vesi timber: Tonga leaders sent there Tonga and Samoa canoe builders to Fiji to exploit this resource. The development was stimulated – even expedited by the introduction of metal tools to Tonga, which made exploitation of vesi hardwoods on a grand scale more feasible.” F.Clunie (Fiji historian)

“It’s velocity was almost inconceivable!” C.Wilkes, United States Naval Officer, 1840

 

 

2 Comentarios

  1. Cecilia 12 de noviembre de 2016 en 14:20 02Sat, 12 Nov 2016 14:20:03 +000003. - Responder

    Las velas son geniales! Nos vemos pronto, un beso.

  2. P&M Scherbaum 12 de noviembre de 2016 en 14:35 02Sat, 12 Nov 2016 14:35:52 +000052. - Responder

    Du schreibst so realistisch, ich habe Sehnsucht, hier ist es kalt und alles muss sooo schnell passieren!
    Genießt Eure Zeit in der Südsee. LG Margarete

Deja tu comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.