rumpumpum

2018-03-15T09:17:58+00:00 17 octubre, 2017|2017, Fiji, Vanua Levu|

Un duro golpe nos despierta del sueño. Luego silencio. Demasiado silencio. Saltamos a la cubierta. En la noche oscura algo debe haber chocado con nosotros. En la proa la boya se balancea al lado de nuestro cabo. Demasiado suelto. Sin tensión, a pesar del viento fresco.

Iluminamos con un foco el agua alrededor nuestro. ¡Madre mía! Cabezas de coral, justo por debajo de la superficie del agua. En proa, en babor, en estribor, en todas partes. Estamos encajados en un arrecife, el cabo de nuestra boya estaba roto. Encendemos el motor, marcha atrás. Pero el barco no se mueve ni un milímetro. Solamente esta inclinado suavemente a estribor.

Calma, calma, intentemos decirnos. Pero estamos cerca de hiperventilar. Mientras tanto, dos locales han llegado desde la playa cercana. Jack, que nos alquiló la boya, con su pequeño bote de remos. Albert con su lancha abierta. Han visto la luz de anclaje del yate a la deriva.

Me sumerjo en el agua, con un foco subacuático. Casi imposible de nadar: los cabezas de coral bloquean el camino alrededor del barco. Tocando el mismo casco. Y lo peor: la quilla colocada en medio de un agujero. Imposible salir. Al menos la pala del timón y la hélice del saildrive están sin daños. Al mismo tiempo Imma controla en el interior una posible entrada del agua. Por el momento con resultado negativo.

¿Pues, y ahora que? Escenarios de horror pasan por nuestras cabezas. ¿Dónde está nuestro pasaporte, las tarjetas de crédito? ¿Y qué más necesitamos? ¿Hoy estaremos durmiendo con ropa húmeda en la choza de Jack en la playa? ¿Y mañana observaremos desde la playa un último trozo del mástil, como en Jack Sparrow’s Piratas del Caribe? ¿Utensilios flotantes en las superficie del mar? ¿Esto es el final definitivo?

No, eso no puede ser. De alguna manera hemos llegado aquí dentro, así que debe existir algún modo de salir de nuevo. A pesar de la noche negra sin luna. Y al menos por el momento no tenemos ninguna fuga de agua. ¡Venga Tuvalu, venga! Nunca nos has fallado.

Estamos en marea baja, constatamos. Me sumerjo de nuevo. Esta vez con un foco subacuático grande. Y con el arpón, por los tiburones. Tal vez con un metro de agua mas podríamos salir por la popa. Colocamos una ancla de popa. Esperando en la oscuridad a que suba la marea.

El tiempo pasa. Silencio. De nuevo, este maldito silencio. Pero queremos llorar, gritar. Y luego, por fin, un primer giro en el cabrestante del cabo de la ancla de popa. Dos minutos después, un segundo. Luego, mucho más tarde, pero finalmente si: Imma grita desde la cubierta de proa ¡nos movemos!

Diez minutos más tarde reflotamos, arrancamos el motor. Nos dirigimos, gracias a la memoria fotográfica de Jack, a un paso entre los últimos bloques de coral hacia aguas profundas. Imma deja caer el ancla, lo comprobamos con marcha atrás y estamos a salvo otra vez. Otra inmersión, un último levantamiento de las tablas del suelo en el interior del barco, comprobando también los pernos de la quilla. Seco. Increíble, pero verdad. Excepto algunos rasguños en el casco, todo está bien. Nos abrazamos.

La noche es profunda y negra. Balanceamos suavemente, con el viento decreciente. Tomando una cervecita, lentamente toda la tensión cae de nosotros. Cansados, solo cansados. A pesar de todo, Imma dice: ¿navegar no es realmente hermoso?

N.B. Estábamos en una boya bien conocida y de pago en la bahía de Viani, uno de los mejores sitios de buceo de Fiji (Rainbow Reef). Antes de nosotros la usaron ya innumerables yates, el día anterior un yate tres veces más pesado que el TUVALU. En realidad, siempre buceamos tales boyas para comprobar su estado. Pero el bloque de hormigón que la sujeta en el suelo estaba a unos 25m, y ahí se rompió. No llego hasta ahí a pulmón. Solamente podíamos comprobar la parte superior. Anclar siempre es mas seguro, pero no nos gusta destruir los corales – y aquí aun menos.

 

 

 

 

7 Comentarios

  1. Rägle 17 de octubre de 2017 at 08:56 08Tue, 17 Oct 2017 08:56:20 +000020. - Reply

    ….irgendwie isch chli fertig mit Sunntigsfahrsägle⛵️?!…..die Piraten kommen ja dann später .Weiter gute Fahrt und Petriheil
    aus Davos vom Preiselbeeri suechä
    Rägle

  2. Oscar Gil 17 de octubre de 2017 at 12:59 12Tue, 17 Oct 2017 12:59:09 +000009. - Reply

    Chicos, que agobio!!
    Como he sufrido leyendo vuestro infortunio!
    Siendo joven y al cargo de un pailebot de 43 metros, me pasó en Los Cristianos (Tenerife). Mismo muerto a 25 m de profundidad y una rompiente a sotavento. El motor, de más de 50 años, arrancaba mediante aire comprimido y esa noche no quería hacerlo. Nos salvamos por los pelos pero envejecí 10 años de golpe.
    Esa pesadilla me asalta cada vez que voy a fondear y solo me abandona cuando tomo alguna medida adicional.
    Cuídense mucho y mimen a Tuvalu!

  3. leon 17 de octubre de 2017 at 18:40 06Tue, 17 Oct 2017 18:40:08 +000008. - Reply

    uf menos mal,buen susto muchacho,pero bien esta lo que bien acaba,un fuerte abrazo

  4. Cecilia 17 de octubre de 2017 at 21:41 09Tue, 17 Oct 2017 21:41:04 +000004. - Reply

    Uf, que susto! Suerte de vuestra buena estrella. Otra batalla para contar con final feliz. Quizás ésta temporada se termina y necesitais un descanso de tantas emociones fuertes. Nos vemos pronto. Muaaac

  5. Eduardo Stark 19 de octubre de 2017 at 08:05 08Thu, 19 Oct 2017 08:05:58 +000058. - Reply

    bUFFFF 🙁

  6. Martin Geilinger 23 de octubre de 2017 at 20:00 08Mon, 23 Oct 2017 20:00:55 +000055. - Reply

    Da bin ich doch froh, festen Boden unter den Füssen zu haben!
    Wobei: an Land fallen einem dafür Bäume auf das Segelschiff – inzwischen seelig…
    Hebed eu sorg!
    Martin

  7. Román 04 de noviembre de 2017 at 12:08 12Sat, 04 Nov 2017 12:08:38 +000038. - Reply

    Enhorabuena! De buena os habéis salvado! Me alegro. A disfrutar! Un abrazo

Leave A Comment